• 29 AGO 13
    • 0
    Depresión post-vacacional y menopausia, malas compañías

    Depresión post-vacacional y menopausia, malas compañías

    La menopausia puede provocar más predisposición a la depresión post-vacacional

    El estrés, los cambios de hábitos tanto alimenticios como de horarios, los problemas de la vuelta a la vida cotidiana y las alteraciones hormonales propias de la menopausia, son un caldo de cultivo perfecto para que la mujer con menopausia sufra una depresión post-vacacional algo más acentuada que la que todos padecemos, por ello debes estar preparada para enfrentarte a ella.

    Desde nuestro blog, te vamos a demostrar que la menopausia no es, ni un gran problema ni el fin de tu vida activa como mujer, es simplemente un peldaño que te da acceso a la época de tu vida en la que mejor te conoces y en la que de verdad sabes lo que quieres.

    Es cierto, que la menopausia es una etapa en la que se tiene una mayor probabilidad de sufrir un episodio depresivo. Debido a los cambios hormonales, anímicos, de sueño, físicos y síntomas que afectan su vida sexual, suelen aparecer episodios leves o moderados de depresión en aproximadamente el 85% de las mujeres que atraviesan la menopausia.

    La depresión post-vacacional es un síndrome que experimentamos muchos al finalizar las vacaciones y reincorporarnos a la vida cotidiana. Se trata de un síndrome que suele presentar unos síntomas muy parecidos a los de una depresión clínica: sensación de apatía, desánimo, irritabilidad, dificultad para relacionarse con los demás, insomnio, etc. En casos graves puede llegar a provocar estados de ansiedad, trastornos digestivos y taquicardias.

    Esto unido a los síntomas de la menopausia puede hacer que se te haga un poco más cuesta arriba, así que tienes que estar preparada para combatirlo activamente para evitarlo.

    La causa no es esencialmente la vuelta al trabajo, sino que al haber estado uno tiempo con libertad de horarios, nuestro cuerpo se resistente al verse de nuevo encorsetado por los horarios de la vida diaria. Los síntomas por norma general suelen durar entre una y dos semanas.

    El mejor modo de evitar la depresión post-vacacional es evitar lamentarse y darle vueltas al tema. Debes tomarte los primeros días como si fueran días normales, ve poco a poco y tómate tu tiempo, tratando de ordenar y poner al día las cosas en el trabajo o en casa. Comenta con tus compañeros de trabajo o amigas como han sido sus vacaciones y explícale tú las tuyas.

    Ahora que todavía las tardes son largas, trata de conseguir media hora o una hora para terminar de leer el libro de las vacaciones o aprovecha para tomar algo con tu pareja o amigos, da algún paseo, y si puedes haz algo de ejercicio. Todo esto te ayudará a mitigar el estrés que sentirás y además el estar en contacto con gente te beneficiará. Si por el contrario prefieres estar sola, disfruta del recuerdo de todos los buenos momentos que has disfrutado durante todas las vacaciones a las que has ido.

    Desde PlusQuam Pharma, te deseamos una feliz vuelta a la vida cotidiana, y no olvides usar Actifemme®, rico en isoflavonas de soja, prebióticos, calcio, vitamina D y magnesio.

    Leave a reply →