• 20 OCT 14
    • 0
    Diabetes y aftas bucales. Consejos a seguir.

    Diabetes y aftas bucales. Consejos a seguir.

    Normalmente las aftas en diabéticos aparecen cuando existe un nivel elevado de glucosa en sangre que cambia el pH bucal, permitiendo que hongos, generalmente Cándida, crezca sin control. Dado que los diabéticos con frecuencia sufren variaciones en el nivel de glucosa y del pH, son más susceptibles a desarrollar aftas bucales. El tratamiento para pacientes con diabetes es similar al de los pacientes que no la padecen.

    afta_zoralanLa diabetes, es una enfermedad crónica y en la mayoría de los casos irreversible, del metabolismo, en la que se produce un exceso de glucosa en sangre y orina; debido a una disminución de la secreción de la hormona insulina o a una deficiencia de su acción.

    Aunque las patologías bucales del paciente diabético no son específicas de éstos, si existe una mayor incidencia de éstas en pacientes diabéticos y pueden tener una peor evolución debido a los niveles elevados de glucosa en sangre, lo que hace Terrón azúcarmás propensas a las personas a desarrollar enfermedades bucales. La patología más común son las aftas bucales.

    Las complicaciones orales de la diabetes están relacionadas con la capacidad de una persona de controlar sus niveles de azúcar en sangre (control glucémico) y su salud en general.

    Entre las lesiones de los tejidos blandos de la boca se encuentran las infecciones por hongos (Candidiasis), las úlceras, las aftas (estomatitis)  y los cambios en la lengua (como fisuras linguales, lengua saburral, alteraciones del sentido del gusto, lengua ardiente, depapilación lingual, sensación de ardor)

    El desarrollo de estas afecciones se debe al cambio de pH, a la sequedad de boca, a la lenta cicatrización de las heridas y a la alteración de las respuestas inmune e inflamatoria.

    Respecto al riesgo de infección, puede afirmarse que el diabético bien controlado no tiene más complicaciones de este tipo que un paciente normal ante una misma intervención quirúrgica.

    Por el contrario, un diabético mal controlado tiene más riesgo de infección que un paciente sano, y dado los efectos nocivos de la diabetes. En ocasiones se recomiendan tratamientos antibióticos y antifúngicos  de larga duración, ya que el sistema inmune está dañado, y por lo tanto pueden contraer más fácilmente infecciones.

    Consejos a seguir por pacientes con diabetes y aftas bucales

    – Reduce los azúcares y los carbohidratos en tu dieta. Los diabéticos están habituados a cuidar lo que comen, pero a veces la tentación es demasiada.

    – Controla mejor tu nivel de azúcar. Dado que un alto nivel de azúcar en sangre ocasiona aftas, mantener tu nivel lo más cerca posible de tu objetivo de glucosa ayudará a disminuir la aparición de lesiones bucales.

    – Utiliza productos específicamente diseñados para tratar las aftas bucales. Necesitarás un producto que alivie el dolor de forma inmediata, que disminuya la inflamación y acelere la cicatrización. Puedes usar además enjuagues bucales hasta cuatro veces al día para que inhiban el crecimiento de hongos o bacterias patógenas al restaurar el pH bucal.

    – Puede que en algún caso necesites usar algún tratamiento antibacteriano o antifúngico bucal contra bacterias u hongos.

    – Puedes probar tratamientos de probióticos + fibra prebiótica, que te ayudarán a restablecer los niveles de las bacterias de la flora de la boca. Estas bacterias, junto que el tratamiento local para las aftas lucharán contra las bacterias u hongos que te producen las aftas.

    – Cambia tu cepillo de dientes al primer síntoma de que las aftas vayan a aparecer y nuevamente cuando la infección haya desaparecido, para evitar que reinfecciones por accidente.

    Leave a reply →