• 20 JUN 13
    • 0
    Flora intestinal y obesidad

    Flora intestinal y obesidad

    Variaciones en las proporciones bacterianas pueden provocar obesidad.

    El uso de probióticos y fibra prebiótica ayudan a estabilizar la flora intestinal.

    Recientes investigaciones, están demostrando que uno de los factores que influyen en el aumento de peso, y que hasta ahora se desconocían, son los cambios en nuestra flora intestinal.

    La obesidad y el sobrepeso de la población infantil en España están empezando a ser un gran problema sanitario, que irá incrementándose cuando esta población crezca y padezca las enfermedades crónicas y agudas derivadas de la obesidad y el sobrepeso.

    España se ha situado por delante de Estados Unidos en obesidad infantil, con un 19% de niños obesos, frente al 16% de los estadounidenses, un porcentaje que triplica al de hace 30 años.

    Tanto los factores genéticos (mapa genético de la obesidad), como los nuevos factores sociales y ambientales (sedentarismo, cambios en la dieta, cambios en los hábitos de sueño y cambios educativos), hacen que el porcentaje de personas obesas o con sobrepeso haya aumentado en estos últimos años.

    Cuando nacemos, nuestro intestino es estéril, es decir, no posee flora intestinal. Durante el parto vaginal y los dos primeros años de vida somos colonizados por las bacterias que nos acompañarán durante el resto de nuestra vida: nuestra propia flora intestinal, que será fundamental para estimular nuestro sistema inmunitario, evitar infecciones oportunistas, permitir digerir y absorber correctamente alimentos y ciertas vitaminas, favorecer un correcto tránsito intestinal…

    El estudio en profundidad de la flora intestinal ha dado un gran salto en los últimos años, gracias a las últimas técnicas genéticas y se han conseguido saber con exactitud que existen 400 especies diferentes de bacterias en nuestro intestino.

    Se ha demostrado que variaciones de las proporciones normales de bacterias intestinales, pueden hacer que una persona sea más susceptible de padecer sobrepeso u obesidad, debido al cambio que sufre en la digestión y absorción de alimentos.

    Asociado a los factores genéticos, sociales y ambientales, un cambio en la flora intestinal puede ser determinante a la hora de desencadenar una obesidad.

    El uso de antibióticos de manera indiscriminada desde edades muy tempranas, así como otro tipo de medicamentos y productos de uso cotidiano, pueden modificar desde la más temprana edad la proporción de bacterias de la flora, afectando la salud futura de la persona.

    Se está estudiando el uso de probióticos y fibra prebiótica para modificar y estabilizar las proporciones de flora intestinal, lo cual llevaría al uso de este tipo de productos para ayudar en el tratamiento de la obesidad.

     

    Leave a reply →