• 19 FEB 14
    • 0
    REALIDAD O MITO DE LAS AFTAS BUCALES (2ª PARTE)

    REALIDAD O MITO DE LAS AFTAS BUCALES (2ª PARTE)

    La aparición de las llagas o aftas bucales ha dado lugar con los años a una gran cantidad de mitos y conceptos erróneos debido a variedad de razones:

    • Las llagas o aftas bucales son síntomas que se aparecen en diferentes enfermedades.
    • Afectan a diferentes personas de diferentes maneras.
    • No se han realizado estudios científicos para averiguar sus verdaderas causas.

    A modo divulgativo y de forma sencilla vamos a tratar de destruir los mitos y a reafirmar las verdades sobre la aparición de las llagas o aftas bucales. Tened en cuenta, que como con cualquier problema médico, siempre hay excepciones a la regla. Pero la regla es el escenario más común.

    Mito: Las llagas o aftas bucales son herpes.

    Realidad: Las llagas o aftas bucales no se producen por herpes. Esta idea parece estar bastante extendida. El herpes labial comienza con ampollas llenas de líquido alrededor de los labios y fuera de la boca, que luego se abren y forman una costra. Estos herpes rara vez aparecen dentro de la boca. Las llagas o aftas bucales, rara vez comienzan con ampollas, son úlceras abiertas en la mucosa bucal y por lo general comienzan por algún trauma. Las llagas o aftas bucales no forman costra como si ocurre con los herpes labiales.

    Aunque no está del todo claro, se piensa que la causa principal de las llagas o aftas bucales es una respuesta defectuosa del sistema inmune, no relacionado con bacterias o virus, aunque pueden ser un síntoma de que el sistema inmune está afectado por alguna infección de virus o bacterias.

    Mito: Las úlceras bucales son contagiosas.

    Realidad: Las llagas o aftas bucales no son contagiosas.

    Mito: Las aftas pueden transmitirse a los genitales durante el sexo oral.

    Realidad: No. Una vez más la sombra del herpes persiste. No hay casos  documentados en los que alguna persona haya tenido llagas o aftas en los genitales. Aunque hay varias enfermedades, como la enfermedad de Behçet que causa llagas en los genitales y que se asemejan a las aftas bucales, pero no son lo mismo.

    Mito: El estrés causa úlceras bucales.

    Realidad: Sí y no.

    Existen evidencias de personas que han tenido un mayor número de llagas o aftas bucales durante los periodos de estrés. También existen evidencias de personas que han visto ninguna diferencia en absoluto. Por el momento no se ha demostrado ninguna correlación entre el estrés y las aftas, aunque el estrés si ha demostrado que es capaz de deprimir el sistema inmunitario.

    Desde el descubrimiento de que el Helicobacter pylori causa úlceras de estómago y que los picos de estrés las agravan, los gastroenterólogos han intuido una posible relación del Helicobacter pylori con las llagas o úlceras bucales, pero en estos momentos no hay nada demostrado.

    Mito: Fumar cura las aftas bucales.

    Realidad: Más o menos.

    Los estudios han demostrado que los fumadores con estomatitis aftosa recidivante (EAR) o aftas bucales que dejan de fumar sufren más brotes y que con frecuencia cuando comienzan a fumar de nuevo vuelven a disminuir los brotes.

    Esto no quiere decir que fumar sea bueno para la salud y por supuesto es más perjudicial fumar que no hacerlo, pero los estudios arrojan esos resultados.

    Mito: Las llagas o aftas bucales son un síntoma del SIDA.

    Realidad: Sí, esto es cierto.

    Una vez más, la aparición de llagas o aftas bucales está relacionada con el sistema inmunológico. SIDA significa Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, lo cual hace que el paciente pueda sufrir todo tipo de dolencias ya que su sistema inmunológico está debilitado. Las aftas son una de esas enfermedades comunes que padecen. Las llagas o aftas bucales también son síntoma de otras enfermedades autoinmunes e inmunodeficiencias por la misma razón.

    Del mismo modo, las personas que reciben quimioterapia también sufren llagas o úlceras bucales ya que su sistema inmune está dañado por el tratamiento.

    Pero que una cosa quede clara, tener aftas bucales no significa que se tenga SIDA o cualquier enfermedad autoinmune.

    Mito: La estomatitis aftosa recidivantes o afta bucal es hereditaria.

    Realidad: No hay ningún estudio que lo demuestre, pero es un factor que se tiene en cuenta, ya que todo parece indicar que si es hereditaria. Quizá el hecho de padecer llagas o aftas bucales no es hereditario, pero las razones que llevan a producirlas sí.

    Mito: Las llagas o aftas bucales aparecen como consecuencia de una deficiencia de vitaminas.

    Realidad: Es posible. Los estudios demuestran que las deficiencias graves de hierro, vitamina B12 y ácido fólico pueden influir en la aparición de aftas bucales. Se puede recomendar el uso de ciertos complementos vitamínicos para intentar restaurar los niveles, aunque los efectos suelen tardar en notarse.

    Leave a reply →