PLUSQUAM PHARMA

GINECOLOGÍA


La vagina está cubierta por un tejido llamado mucosa vaginal. Esta mucosa está colonizada por la microbiota vaginal formada por bacterias y hongos

GINECOLOGÍA

CANDIDIASIS VAGINAL


Si se rompe el equilibrio en la microbiota (disbiosis), algunos microorganismos pueden llegar a transformarse en patógenos si alcanzan proporciones superiores al grado de normalidad que les corresponde.

La candidiasis vaginal es una vaginitis (inflamación mucosa vaginal) infecciosa producida por una levadura del género cándida, siendo el más común de ellos la Cándida albicans (85%)

CANDIDIASIS VAGINAL


Síntomas


La candidiasis vaginal o vulvovaginitis candidiásica (VVC) es una enfermedad infecciosa inflamatoria de la vagina y la vulva, producida por hongos, fundamentalmente Cándida (85%)

La vagina está cubierta por un tejido llamado mucosa vaginal. Esta mucosa está colonizada por la microbiota vaginal formada por bacterias y hongos.

Si se rompe el equilibrio en la microbiota vaginal, algunos microorganismos pueden convertirse en patógenos, si llegan a alcanzar proporciones superiores al grado de normalidad que les corresponde, produciendo infecciones.

La cándida es un microorganismo normal de la microbiota vaginal, pero cuando se producen alteraciones por sobrecrecimiento o carencia de ciertas bacterias, se extiende y produce infección e inflamación provocando daño en la mucosa vaginal.

Aunque no sufran candidiasis vaginal, el 20% de las mujeres tienen Cándida en la microbiota vaginal normal.

Existen situaciones en que la candidiasis vaginal puede producirse más fácilmente: si estás embarazada, tras un tratamiento antibiótico prolongado, si eres diabética, durante o tras la menstruación, si estás tomando anticonceptivos, si eres VIH+.

Los síntomas más frecuentes de la candidiasis vaginal o vulvovaginitis candidiásica (VVC) son:

  • Aumento de la secreción vaginal: blanquecina en grumos, aspecto de yogur.
  • Picor, escozor y ardor en genitales externos.
  • Pequeñas heridas en vulva y periné.
+ INFORMACIÓN

Los tratamientos convencionales no han cambiado en las últimas décadas, las resistencias han comenzado a aumentar, y se ha hecho necesaria la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos con probióticos de administración vaginal (colonización directa) y oral (colonización vía recto), como preventivos y coadyuvantes al tratamiento.

Los tratamientos con probióticos orales y vaginales combinados están demostrando gran eficacia y ya están sustituyendo a los tratamientos farmacológicos.

El tratamiento de la candidiasis vaginal o vulvovaginitis candidiásica (VVC) debe incluir:

  • Tratamientos orales o tópicos con clotrimazol, miconazol, ketoconazol, etc.
  • Actifemme® Dúo compuesto de probióticos se utiliza como preventivo y coadyuvante del tratamiento farmacológico y ha demostrado una gran reducción de las reinfecciones.
  • Durante el embarazo deben evitarse tratamientos farmacológicos por vía oral, y el tratamiento de elección es con probióticos a partir del segundo trimestre.
  • En candidiasis vaginal recidivante (4 o más infecciones al año), se deben usar probióticos orales y vaginales específicos durante al menos tres meses para estabilizar la microbiota vaginal.
  • Evitar desodorantes y productos con perfume en la zona íntima.
  • Evitar el estrés y llevar un estilo de vida saludable.
  • Evitar duchas vaginales.
  • Evitar el exceso de azúcar
  • Consultar a tu farmacéutico antes de tomar antibióticos.
  • Cambiar las compresas o tampones cada 3-4 horas.
  • Limpiarse la zona íntima de delante hacia atrás después.
  • No llevar ropa interior, deportiva o bañadores húmedos durante mucho tiempo.

La candidiasis vaginal suele aparecer en personas cuyo sistema inmunológico se encuentra debilitado, aunque existen ciertos factores que favorecen su aparición:

  • Uso de antibióticos: al producir una disminución en el número de bacterias de la microbiota vaginal, permitiendo el crecimiento del hongo.
  • Alteraciones del sistema inmunológico.
  • Cambios hormonales, embarazo, lactancia, menopausia. Uso de anticonceptivos orales.
  • Otros factores: uso de geles íntimos con pH no adecuado, duchas vaginales, ropa muy ajustada o relaciones sexuales.