PLUSQUAM PHARMA

DIGESTIVO


La colitis ulcerosa es una enfermedad intestinal inflamatoria crónica. La causa específica se desconoce, se sabe que intervienen factores genéticos y orgánicos, tales como alteración de la microbiota intestinal y la alteración de la permeabilidad intestinal que desequlibran la respuesta inmunitaria intestinal, causando una reacción inflamatoria que finalmente provoca la lesión intestinal.

DIGESTIVO

COLITIS ULCEROSA


La colitis ulcerosa afecta de manera específica y continua al colon (intestino grueso),  dañando la pared intestinal. Los pacientes sufren períodos sin síntomas y períodos con brotes, en los que llevar una vida normal se les hace muy difícil.

Un diagnóstico acertado, un cuidado continuo, una vida ordenada y un tratamiento adecuado pueden conseguir que los períodos de brotes casi desaparezcan.

En Europa, 500 de cada 100.000 personas sufren colitis ulcerosa y afecta por igual a hombres y mujeres. Los casos están en aumento en los países occidentales, por lo que la dieta y hábitos de vida son fundamentales en el desarrollo de la enfermedad.

Síntomas y Diagnóstico de la COLITIS ULCEROSA


Los síntomas de la colitis ulcerosa suelen ser: urgencia e incontinencia para defecar, sensación de defecación incompleta, aumento de los movimientos intestinales, heces con mucosidad y sanguinolentas, flatulencia, hinchazón y dolor abdominal.

El diagnóstico de la colitis ulcerosa es el resultado de combinar los síntomas del paciente, junto con el resultado de una colonoscopia y una biopsia.

Los pacientes diagnosticados con colitis ulcerosa, deben someterse a un estudio de las heces para descartar infección por Clostridium difficile, que podría empeorar aún más los síntomas intestinales, ya que la toxina que produce puede llevar a diarreas sanguinolentas y daño intestinal aún peores.

+ INFORMACIÓN

El tratamiento de un paciente con colitis ulcerosa debe asegurar:

  • Mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Mejorar estado nutricional del paciente.
  • Eliminar los síntomas, reduciendo dolor e inflamación intestinal, tratando de evitar el uso de corticoides.
  • Evitar complicaciones derivadas de cicatrices intestinales que pueden derivar en cáncer o cirugías para extraer zonas de intestino dañadas.

Un médico digestivo o internista debe decidir cual es el tratamiento farmacológico más adecuado para el paciente con colitis ulcerosa. Es importamte que el médico recomiende a su vez un tratamiento con probióticos orales específicos como  VITAPLUS® i50M (productos con una combinación de diez probióticos específicos) que restauran la microbiota intestinal dañada y tienen efecto antiinflamatorio, previniendo la aparición de los síntomas de la colitis ulcerosa.

Al tener los pacientes durante períodos prolongados diarreas, es necesario tomar de forma continua líquidos o soluciones de rehidratación oral, especialmente desarrolladas para estos procesos. No tomar zumos de frutas, bebidas gaseosas o refrescantes de supermercado que no estén específicamente recomendadas por un farmacéutico o médico.

La dieta que debe seguir un paciente que sufre colitis ulcerosa es fundamental, ya que una nutrición correcta y adaptada a sus necesidades, permitirá que su microbiota intestinal se estabilice y su sistema inmune se equilibre, consiguiendo de esta forma que se reduzca la inflamación intestinal. Al reducirse la inflamación intestinal las úlceras intestinales cicatrizan mejor y los síntomas asociados mejoran.

La dieta de una persona que sufre colitis ulcerosa debe: evitar alimentos ricos en fibra (cereales integrales, algunas verduras y frutas), frutos secos, y alimentos que produzcan gases (legumbres). La dieta debe ser baja en grasas malas (fritos, bollerías, alimentos grasos)

Es importante mantener un adecuado equilibrio de líquidos y electrolitos para evitar la deshidratación tras las diarreas, mediante la ingesta de sueros de rehidratación oral, caldos, sopas, infusiones.

No usar medicamentos que corten la diarrea, por ejemplo loperamida, ya que se puede empeorar la inflamación intestinal, impidiendo que el intestino se vacíe y salgan las heces y bacterias muertas.

En los casos más graves de colitis ulcerosa los pacientes pierden peso de manera muy significativa y sufren períodos de fiebre, asociados a los procesos inflamatorios por las lesiones intestinales.

También pueden sufrir anemias, hipoalbuminemia y tener los marcadores sanguíneos de la inflamación disparados.