¿Están la flora vaginal y problemas de fertilidad relacionados?

En un artículo anterior ya hablamos sobre qué es la microbiota vaginal y qué importancia tiene en el organismo. En este artículo vamos a profundizar un poco más, hablando sobre la relación que existe entre la microbiota o flora vaginal y problemas de fertilidad.

Son muchos los factores que pueden influir en la fertilidad de una mujer, como la edad o enfermedades, pero también es cierto que cada vez son más los estudios que incluyen a la microbiota vaginal alterada como un obstáculo más en el éxito de un embarazo.

La flora “normal” del tracto reproductivo incluye una variedad de especies de Lactobacillus, que promueven un ambiente saludable y de apoyo para el embrión en el período pre y periconceptual(1).

Papel de la flora vaginal y problemas de fertilidad

De un tiempo a esta parte se ha empezado a relacionar la flora vaginal y problemas de fertilidad, pero ¿por qué?.

La microbiota vaginal está compuesta principalmente por Lactobacillus que son los encargados de mantener la acidez del pH vaginal, creando un entorno equilibrado en el que no puedan desarrollarse microorganismos patógenos.

Es necesario que el pH se mantenga en un nivel ácido para que el embarazo pueda desarrollarse, por lo tanto, si la presencia de Lactobacillus disminuye y el pH deja de ser ácido, aumentará el riesgo de sufrir infecciones a causa del crecimiento de patógenos, lo que a su vez repercute en la dificultad para conseguir un embarazo.

Las infecciones vaginales más comunes suelen ser la Vaginosis bacteriana y la Candidasis vaginal, que pueden desarrollarse cuando la flora vaginal está alterada y ha disminuido la población de Lactobacillus, encargados de proteger la vagina. Cada vez se están realizando más estudios que relacionan este tipo de infecciones con problemas de fertilidad.

En un estudio en el que se pretendía analizar la eficacia terapéutica de Actifemme Dúo (Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus plantarum y Bifidobacterium animalis lactis) como parte del tratamiento y la prevención en infecciones vaginales ocasionadas por Gardnerella vaginalis y Cándida albicans, se observó que la prevalencia de vaginosis bacteriana se ha encontrado en cifras mayores en parejas con infertilidad al ser comparada con controles (45% vs 15%) incrementándose aún mayor su prevalencia en mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (60%). En un metaanálisis acerca de vaginosis bacteriana e infertilidad se demostró que la presencia de Gardnerella es mayor en mujeres con infertilidad por causa tubárica(5).

Un gran problema de la Gardnerella además de su cuadro clínico en sí consiste en las complicaciones a las que puede asociarse tales como parto prematuro, corioamnionitis, enfermedad inflamatoria pélvica, infecciones urinarias y endometritis postparto o postaborto(6).

En otro estudio publicado en 2018, los resultados obtenidos mostraron que las mujeres que dieron a luz prematuramente tenían niveles más bajos de Lactobacillus crispatus que las que tuvieron embarazos a término. Además, en el estudio se observó una docena de grupos bacterianos sobrerrepresentados en las mujeres que no lograron las 37 semanas de embarazo(2).

Esto hace que puedan apreciarse diferencias entre la microbiota de una mujer fértil respecto a otra mujer que presente dificultades para quedar embarazada. Estas últimas suelen presentar disbiosis (desequilibrio en la microbiota) en la que se han perdido Lactobacillus y han aumentado microorganismos patógenos.

flora-vaginal-y-problemas-de-fertilidad
flora vaginal y problemas de fertilidad

Por todo esto vemos que es necesario tener un entorno sano, con la microbiota vaginal en equilibrio, que garantice la supervivencia del espermatozoide en su camino hasta el óvulo.

La evaluación del microbioma del tracto reproductivo agrega una nueva perspectiva microbiológica a la reproducción humana, el embarazo y el inicio de una nueva vida, destacando la importancia de considerar la evaluación de las comunidades microbianas para mejorar la atención personalizada en medicina reproductiva y salud de la mujer(2).

Cada vez hay más pruebas que demuestran la importancia de la microbiota del tracto reproductivo en la salud y la función reproductiva de las mujeres. Este conocimiento apoya la práctica de probar y tratar, si es necesario, la microbiota del tracto reproductivo como parte del tratamiento personalizado en entornos de Fecundación in Vitro (FIV)(2).

Vemos entonces que una microbiota alterada repercute en el desarrollo del embarazo, estableciendo así una relación entre la flora vaginal y problemas de fertilidad.

Por lo tanto, comprender con mayor profundidad la microbiota será útil para mejorar la salud ginecológica y obstétrica de todas las mujeres, independientemente de su edad, estado de fertilidad o planes de concebir(2).

Todos estos estudios y descubrimientos han llevado a que cada vez se utilicen más los probióticos como parte de tratamientos de fertilidad, para ayudar a requilibrar la microbiota.

USO DE PROBIÓTICOS COMO TERAPIA PARA LA INFERTILIDAD

Ya hemos visto que existe relación entre la flora vaginal y problemas de fertilidad, por lo tanto entran en juego también los probióticos. Son muchos los expertos en fertilidad que piensan que la suplementación con probióticos debe ser parte del desarrollo de técnicas de fertilidad.
Ya hemos visto que una microbiota alterada puede dificultar el embarazo, tanto por el entorno hostil que supone para el desarrollo y supervivencia del espermatozoide como por el aumento de la exposición a infecciones vaginales que afectan al sistema inmunitario, a la salud reproductiva y salud en general.

probioticos-fertilidad
probióticos, flora vaginal y problemas de fertilidad

Esta situación implica a los probióticos directamente, pues los complementos alimenticios elaborados a partir de diferentes Lactobacillus resultan una alternativa estable para recuperar el equilibrio de la microbiota vaginal, mejorando la conexión flora vaginal y problemas de fertilidad.

Recordemos que los probióticos son considerados un conjunto de microorganismos vivos que, cuando se administran en una cantidad adecuada, tienen efectos positivos para la salud de las personas. Facilitan la digestión y la absorción de nutrientes y fortalecen el sistema inmune. Por norma general, no suelen presentar efectos adversos en las personas que los consumen.

Por lo tanto, un probiótico supondría la implantación de Lactobacillus vivos que se desarrollarían y ayudarían a recuperar el estado normal y en equilibrio de la microbiota, generando así un entorno adecuado y óptimo para le desarrollo del embarazo.

Si bien vemos que existe una conexión entre probióticos, flora vaginal y problemas de fertilidad, no quiere decir que a través del consumo de productos probióticos se solucionen todos los problemas de fertilidad, recordemos que esto puede deberse a diversos motivos, lo que se plantea es incluir los probióticos como parte del tratamiento de fertilidad.

De hecho, los estudios que caracterizan el microbioma vaginal en la tecnología de reproducción asistida apoyan la hipótesis de que colonizar la punta del catéter de transferencia con Lactobacillus en el momento de la transferencia de embriones puede aumentar las tasas de implantación y la tasa de nacidos vivos al tiempo que disminuye la tasa de infección(1).

En otros casos, algunos profesionales recomiendan un tratamiento con probióticos durante unos meses antes a empezar con técnicas de fertilidad.

Los probióticos pueden ser consumidos de forma oral o por implantación directa en la vagina (vía vaginal), en este caso, ambas opciones serían válidas.
Actifemme® DÚO, es un probiótico que combina un probiótico de forma oral y otro vía vaginal. Está compuesto primordialmente por Lactobacillus, que son los principales responsables del mantenimiento de la mucosa y salud vaginal. Combina Actifemme® Óptima Oral (complemento alimenticio que ayuda a mantener el equilibrio natural de la microbiota, y contribuye al mantenimiento de las mucosas en condiciones normales) y Actifemme® Cándida Vaginal (producto sanitario, en forma de cápsulas vaginales, útil para la profilaxis, tratamiento y prevención de candidiasis e infecciones bacterianas urinarias y vaginales recurrentes).

 

En conclusión, podemos decir que sí existe una relación estrecha entre flora vaginal y problemas de fertilidad, que cuando se rompe el equilibrio de la microbiota, se pierden Lactobacillus, creando un ambiente hostil para el desarrollo del embarazo, donde pueden crecer con mayor facilidad los patógenos y producir infecciones.

 

Te recordamos que si tienes alguna duda o consulta sobre la flora vaginal y problemas de fertilidad o sobre cualquier otra cosa, puedes escribirnos a pqpresponde@plusquampharma.com y nuestro equipo técnico profesional estará encantado de ayudarte.

 

Bibliografía y referencias:

1. Sirota I., Zarek S., Segars J. (2014) Potential Influence of the Microbiome on Infertility and Assisted Reproductive Technology. Semin Reprod Med. 2014 Jan; 32 (1): 35–42.

2. Moreno I, Simon C. Descifrando el efecto de la microbiota del tracto reproductivo en la reproducción humana. Reprod Med Biol. 2019; 18: 40–50. 10.1002 / rmb2.12249 [ CrossRef ] [ Google Académico]

3. Fettweis, J.M., Serrano, M.G., Brooks, J.P. et al. The vaginal microbiome and preterm birth. Nat Med 25, 1012–1021 (2019). https://doi.org/10.1038/s41591-019-0450-2

4. https://fertypharm.com/fertility-evidence/importancia-de-los-probioticos-en-la-fertilidad-femenina/

5. Vaginosis Bacteriana y Candidiasis Vaginal: Análisis de una nueva alternativa terapéutica. Saucedo de la Llata, Eric, y otros. 2020. 1 Enero-Marzo, Murcia (España); Dublín (Irlanda): Revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción Humana, 2020, Vol.37.

6. Witkin SS. The vaginal microbiome, vaginal anti-microbial defence mechanisms and the clinical challenge of reducing infection-related preterm birth. BJOG. 2015;122(2):213-8.