PLUSQUAM PHARMA

GINECOLOGÍA


La menopausia es el comienzo de una gran etapa en la mujer.

GINECOLOGÍA

MENOPAUSIA


La menopausia es el momento en la vida de la mujer en el que deja de tener definitivamente el período menstrual, entre los 45 y los 55 años.

Algunas mujeres atraviesan la menopausia casi sin síntomas, otras sin embargo sufren sofocos, sequedad vaginal, disminución de la libido, insomnio, cambios en el estado de ánimo, hipercolesterolemia, dolores de cabeza, escapes de orina, infecciones de orina o cistitis e infecciones vaginales, que pueden llegar a durarles años.

MENOPAUSIA


Síntomas de la menopausia


La menopausia es el cese permanente de las menstruaciones como consecuencia de la pérdida de la función ovárica. Es la última regla y ocurre aproximadamente a los 50 años.

Se considera premenopausia desde el inicio de las irregularidades, pero no existe todavía una afectación del nivel de estrógenos. La posmenopausia es el período que comienza a partir de la menopausia, pero no puede confirmarse hasta cumplir los siguientes 12 meses sin menstruación.

Algunas mujeres atraviesan la menopausia casi sin síntomas, otras sin embargo sufren sofocos, sequedad vaginal, disminución de la libido, insomnio, cambios en el estado de ánimo, hipercolesterolemia, dolores de cabeza, escapes de orina, infecciones de orina o cistitis e infecciones vaginales, que pueden llegar a durarles años.

Mujeres con sobrepeso, fumadoras o sedentarias tienen un mayor riesgo de desarrollar sofocos.

El 70% de las mujeres sufren sofocos a lo largo de varios años, hasta que van despareciendo paulatinamente.

Los sofocos pueden durar desde unos pocos segundos a una hora, y pueden presentarse una o varias veces a lo largo del día, e incluso despertar a la mujer por la noche, son los sudores nocturnos.

Se puede llegar a sudar durante el sofoco, y luego sentir escalofríos y temblores. Incluso sentir ansiedad y palpitaciones durante el sofoco.

Los sofocos aparecen por una desregulación del mecanismo de control térmico, al alterarse la producción de estrógenos por los ovarios.

1.- SOFOCOS

Los sofocos suelen ser los síntomas de la menopausia más comunes. Son oleadas de calor ascendente o descendente que surgen del cuello, la cabeza o el pecho y se producen espasmódicamente. Simultáneamente aparece un enrojecimiento en forma de ondas y aumenta la frecuencia cardiaca.

2.- SUDORACIÓN NOCTURNA

La sudoración nocturna es cuando los sofocos ocurren durante el sueño. Pueden ocurrir 1 o más veces por la noche.

3.- TRASTORNOS DEL SUEÑO

Durante la transición a la menopausia, uno de los síntomas comunes puede ser la dificultad para dormir, aunque los sudores nocturnos no sean el problema. Esto puede hacer que se sientan cansadas e irritables al día siguiente.

4.- SEQUEDAD VAGINAL

A medida que disminuyen los niveles de estrógeno en sangre antes y durante la menopausia, los tejidos de la vagina y la vejiga se hacen más finos y secos. Esto puede desencadenar sequedad o irritación vaginal, molestias y dolor. Como consecuencia de la sequedad vaginal y la alteración de la microbiota vaginal, se produce un aumento de la incidencia de infecciones de orina o cistitis e infecciones vaginales como: candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana.

5.- CAMBIOS EN EL ESTADO DE ÁNIMO

Durante el inicio de la menopausia, algunas mujeres presentan cambios en el estado de ánimo, como tristeza, dificultad para concentrarse, sensación de desinterés en las actividades normales, y dormir demasiado o tener problemas para quedarse dormidas. Las mujeres con antecedentes de depresión pueden sentirse más tristes durante la transición a la menopausia.

+ INFORMACIÓN

Una mujer puede usar un tratamiento hormonal sustitutivo para tratar los sofocos  siempre y cuando los beneficios superen sus posibles riesgos, que deben ser valorados por un especialista.

Una alternativa al tratamiento hormonal sustitutivo son los fitoestrógenos, que tienen acción estrogénica débil debido al parecido estructural con el estrógeno. Los fitoestrógenos pueden ser flavonoides o no flavonoides. Entre los no flavonoides está el Resveratrol.

Para que el Resveratrol actúe en el centro cerebral regulador de la temperatura, debe evitarse el primer paso hepático, utilizando un spray sublingual en nanoemulsión, que consigue que el Resveratrol se abrsorba inmediatamente.

En el caso de las isoflavonas (fitoestrógenos flavonoides), para que puedan absorberse, es necesaria la acción de las bacterias intestinales. Por lo que un déficit de éstas, como ocurre en la menopausia, hace que la absorción de las isoflavonas disminuya. Por ello es recomendable el uso de fibra prebiótica como la inulina, que estabiliza la microbiota intestinal.

Las complicaciones de la menopausia más normales que suelen surgir son: fatiga, irritabilidad, dificultad para concentrarse y cambios de humor.

Asociado al descenso de los niveles de estrógenos:

  • Aumento de peso.
  • Aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Aumento del riesgo de depresión.
  • Aumento del riesgo de enfermedades metabólicas.
  • Aumento del riesgo de osteoporosis.
  • Aumento de enfermedades ginecológicas.
  • Alteración de la piel.
  • Alteración del deseo sexual y sequedad vaginal.