Principales problemas sexuales en la menopausia

Hace una semana, escribimos un artículo hablando sobre la menopausia en términos generales; qué es, a qué edad llega, que síntomas tiene y cuáles son sus tratamientos.

En esta imagen que resume los síntomas y tratamientos de la menopausia vemos que uno de los principales son los problemas que surgen durante las relaciones sexuales. Por eso en este artículo queremos centrarnos en hablar sobre los principales tipos de problemas sexuales y cómo solucionarlos.

 

Es importante recordar que los cambios que se producen en el cuerpo femenino por la menopausia, son solo eso, cambios, que no suponen el final de nada. Con la menopausia no se acaban las relaciones sexuales. Hay que tratar de verla como el inicio de una etapa en la que tenemos una nueva oportunidad para conocernos y conectar con nosotras misma y con nuestra pareja.

 

Sequedad vaginal

La pérdida de estrógenos produce una disminución de la lubricación vaginal, lo que se traduce en aumento de la sequedad vaginal, originando picores e irritaciones en la zona y dolor e incomodidad durante las relaciones sexuales, lo que provoca que las mujeres estén reacias a practicarlas.

picores-vaginales

 

¿Es esto el final de la vida sexual? Evidentemente no.

Combatir este problema es bastante fácil pues existen una amplia variedad de geles o lubricantes que sustituyen eficientemente a la lubricación natural.

 

 

 

Aumento de peso

Los cambios hormonales que se producen en la menopausia tienen consecuencias sobre el funcionamiento del metabolismo, se ralentiza, esto suele reflejarse en un aumento de la grasa corporal. Dependiendo de cada mujer y su estilo de vida, puede producirse un aumento de peso general o una redistribución de la grasa corporal por algunas zonas concretas.

Una mujer consume de media 1600 – 1800 calorías al día. Puede que antes de la menopausia, superases ese número y tu cuerpo las eliminase con facilidad, sin embargo, esa función se vuelve más complicada con la menopausia.

Los cambios físicos siempre son difíciles de asimilar y entender. Verse de una forma distinta a la que se está acostumbrada no es fácil y menos en una sociedad en la que a la mujer se le exige encajar con ciertos cánones, por eso el aumento de peso durante la menopausia puede ir acompañado de problemas de autoestima que se reflejan en el rechazo a mantener relaciones sexuales.

Tenemos que querernos mucho, trabajar en nuestra autoestima y aceptación. Apoyarnos en nuestro entorno, compartir nuestra propia experiencia con otras mujeres que estén en la misma situación.

Normalizar y ver la menopausia como una etapa más en la vida, puede facilitarnos la tarea de aceptarnos a nosotras y a todos estos cambios. Si es necesario, puedes buscar a un profesional para que te ayude en este proceso.

Llevar una dieta variada y equilibrada y realizar alguna actividad física a diario, nos ayudará a sentirnos mejor, a controlar el aumento de peso y a mejorar nuestra salud.

Cambios de humor

Las alteraciones en las hormonas afectan al estado de ánimo de las mujeres, produciendo cambios bruscos en su humor, pasando por ejemplo de la irritabilidad a la ansiedad, al llanto o a la tristeza. Estas alteraciones no se pueden controlar y la mayoría de las veces no se entiende por qué ocurre, lo que fomenta la frustración.

Esta inestabilidad emocional puede afectar al deseo sexual, reduciendo las ganas de mantener relaciones sexuales.

Dedícale tiempo a tu cuerpo, escúchale. Algunas actividades como el Yoga, pueden ayudarte a fortalecer tu mente y a conectarla con tu cuerpo. Habla con tu pareja, pasad más tiempo juntos, buscad nuevas formas de encender la llama, por ejemplo, las novelas, películas o música erótica, pueden ser una buena opción.

Variación de la intensidad de los orgasmos

Otro de los problemas en las relaciones sexuales durante la menopausia, es la variación en la intensidad de los orgasmos. Esto se debe a la pérdida de tono muscular y tonificación del suelo pélvico a causa de la menopausia, lo que provoca que las contracciones durante el orgasmos no sean igual de intensas y duraderas.

La gimnasia pélvida o los ejercicios Kegel pueden ayudar a aumentar el tono muscular de la zona. La fisioterapia de suelo pélvico también es un tratamiento que sirve para ayudarte recuperar la tonificación. Algunos juguetes sexuales son de gran ayuda, como por ejemplo, las bolas chinas, que ayudan a mejorar la musculatura vaginal.

Estos consejos pueden ayudarte a fortalecer los músculos y conseguir orgasmos más intensos y duraderos.

Causas psicológicas

Todos los cambios que se producen durante la menopausia tienen un gran efecto psicológico para la persona. De repente tienes que acostumbrarte a nueva vida que no has elegido y no todo el mundo lo lleva bien. Por eso, el conjunto cambios emocionales y físicos provocan que haya mujeres que sufran depresión. Cargar con todo este peso emocional, no es tarea fácil y puede verse reflejado en la disminución de las ganas de mantener relaciones sexuales.

 

Al igual que con los cambios de humor, buscar ayuda profesional, practicar actividades como el Yoga, pilates o tai-chi, asistir grupos de terapia y apoyarte en tu entorno, pueden ayudarte a fortalecer tu mente y sentirte mejor.

 

 

Variación en el apetito sexual

¿Qué es el apetito sexual?

Este se genera a raíz de las hormonas sexuales, principalmente la encargada de activarlo es la testosterona.  A causa de la variación de hormonas el deseo sexual de la mujer disminuye.

Aquí también intervienen el resto de problemas mencionados y otros síntomas como los sofocos, el cansancio o los dolores de cabeza. Los consejos mencionados como pasar más tiempo en pareja, probar cosas nuevas, el uso de juguetes sexuales o ejercicios para conectar la mente y el cuerpo, pueden ser muy útiles para ayudar a recuperar el apetito sexual.

 

Esto no tiene por qué pasarle a todas las mujeres, igual que el resto de síntomas, son comunes en la mayoría, pero no obligatorios. Aunque parezca mentira, las relaciones sexuales ayudan a mejorar los efectos de la menopausia ya que, con la práctica frecuente de sexo el cuerpo genera endorfinas, lo que ayuda a relajarse y a mejorar el estado de ánimo en las mujeres.  Como ayuda, os dejamos este artículo donde encontrarás algunos consejos para mantener la llama viva y disfrutar del sexo durante la menopausia.