¿Has entrado en la menopausia y tienes sequedad vaginal y dolor al mantener relaciones sexuales?

 

Estos son algunos de los síntomas del síndrome genitourinario de la menopausia.

El síndrome genitourinario de la menopausia es un conjunto de síntomas asociados a la menopausia y a la disminución de los estrógenos.

La disminución de los niveles de estrógenos en sangre provoca cambios en los órganos genitales y  labios mayores y menores, vestíbulo vulvar, clítoris, vagina, uretra y vejiga.

 Si ya tienes la menopausia y notas alguno de los siguientes síntomas, puedes sospechar que padeces el síndrome:

  • Infecciones vulvovaginales.
  • Aumento de la frecuencia y urgencia urinaria, además de molestias al orinar.
  • Infecciones recurrentes del tracto urinario.
  • Reducción del tamaño de los labios menores.
  • Disminución de la hidratación vaginal y lubricación en las relaciones sexuales.
  • Irritación, quemazón y picor en la zona por la aparición de fisuras en el tejido.
  • Disminución de la elasticidad.
  • Molestias con la actividad sexual.
  • Disminución de la rugosidad vaginal.

Para disminuir los síntomas y llevar una vida normal, hasta ahora los médicos utilizaban estrógenos orales, estrógenos vaginales, lubricantes e hidratantes específicos y geles de higiene íntima con el pH adecuado con efecto calmante e hidratante.

Los estrógenos orales y vaginales, son un tratamiento farmacológico que se puede usar en casos extremos y durante períodos de tiempo cortos (2-3 años), ya que puede aumentar los riesgos de padecer ciertos tipos de cáncer.

El uso de estrógenos es eficaz para normalizar el pH ácido, aumentar la vascularización del epitelio, aumentar la lubricación y disminuir la sequedad vaginal. Actualmente existe un tratamiento alternativo fitoestrogénico, Actifemme® RESD3, que ayuda a disminuir la frecuencia y la intensidad de los sofocos y mejora en gran medida los síntomas el síndrome genitourinario de la menopausia.Para evitar las infecciones de orina cistitis asociadas al síndrome genitourinario, existe el tratamiento con Urocran® Forte, rico en D-Manosa, probióticos específicos y extracto de arándano rojo, que sirve para prevenir y tratar las infecciones de orina o cistitis recurrentes.

Consulta con tu especialista si sufres estos síntomas para encontrar el tratamiento que mejor se adapte a tu caso.