PLUSQUAM PHARMA

DIGESTIVO


El síndrome de intestino irritable o colon irritable es una serie de síntomas intestinales que se caracteriza por la aparición de dolores abdominales y cambios en el tránsito intestinal, alternando períodos de estreñimiento con diarrea, incluyendo también hinchazón y distensión abdominal.

La probabilidad de sufrir colon irritable es mayor en mujeres en hombres, y suele aparecer a partir de los 35 años.

DIGESTIVO

COLON IRRITABLE


Las alteraciones intestinales producidas por el síndrome de intestino irritable o colon irritable, posiblemente esten producidas por factores psicológicos. Las gastroneteritis crónicas, las alteraciones hormonales y las intolerancias alimenticias también podrían facilitar la aparición de colon irritable.

Las personas que sufren el síndrome de intestino irritable o colon irritable pueden llegar a sentirse inseguras a la hora de tener una vida normal ante los síntomas que pueden llegar a tener de repente. El colon irritable es el más común de los trastornos funcionales digestivos, con una prevalencia a escala mundial del 12-20% de la población general.

En España se sitúa alrededor del 11-14%. Es de dos a tres veces más frecuente en la mujer que en el hombre.

Entre un 30 y un 40% de los pacientes que sufren estas molestias acaban consultando al médico, lo que hace que el colon irritable signifique el 12% de todas las consultas de atención primaria, el 28% de las consultas ambulatorias al médico digestivo.

Síntomas del COLON IRRITABLE


Cuando se hacen pruebas a los pacientes, no existen problemas físicas, radiológicos o endoscópicos que indiquen una enfermedad orgánica.

Los síntomas digestivos suelen ser: propios son el dolor y la distensión abdominales, y la alteración del ritmo intestinal.

  • Sensación de defecación incompleta y moco en las heces.
  • Alteración del ritmo intestinal: dependiendo del paciente, sufrirá períodos de estreñimiento y diarrea, asociándose siempre con una producción excesiva de gases. 
  • Dolor abdominal tipo cólico y punzante de leve o moderada intensidad. Suele durar dos horas, y cesa tras la defecación.

El síndrome de intestino irritable o colon irritable (SII) es un síndrome multifactorial. Un paciente puede padecer una o varias causas cuando sufre el SII.

  • SII postinfeccioso: en general, tras gastroenteritis bacteriana (Shigella sp., Salmonella sp., Escherichia coli)
  • SII inflamatorio intestinal
  • Sobrecrecimiento bacteriano intestinal.
  • Alteración del Sistema Nervioso Central, asociado a ansiedad y depresión
  • Alteración de la producción de serotonina en el intestino.
  • Trastorno psicosomático o psicosocial
  • Causa genética. Son difíciles de definir y existen muchos perfiles diferentes.
+ INFORMACIÓN

 El tratamiento del colon irritable es básicamente:

  1. Dieta equilibrada: baja en grasas y rica en proteínas y fibra.
  2. Evitar tabaco y alcohol.
  3. No usar medicamentos que corten la diarrea, por ejemplo loperamida, ya que pueden empeorar la inflamación intestinal.
  4. Sólo se deben usar laxantes osmóticos y estimulantes cuando sea estrictamente necesario.
  5. Uso de probióticos específicos, como VITAPLUS® i50M para restaurar la microbiota intestinal y reducir la inflamación intestinal.
  6. Si fuera necesario para rebajar el estrés, se recomiendan tratamientos psicológicos.

Una dieta adecuada, una regularidad en los horarios de las comidas y mantener un horario fijo a la hora de defecar ayuda a prevenir la aparición de los síntomas de colon irritable. Evitar el estrés y la ansiedad es otro importante factor a la hora de regularizar el intestino.

Las comidas deben contener poca grasa, y ser ricas en proteínas y fibra.

Existen alimentos que un paciente con colon irritable debe evitar, ya que producen gases: las legumbres, col, lechuga, bebidas alcoholicas, bebidas carbonatadas.

Mantenerse hidratado tomando de forma continua líquidos, al menos dos litro al día, o tomar soluciones de rehidratación oral, especialmente desarrolladas para estos procesos. No tomar zumos de frutas, bebidas gaseosas o refrescantes de supermercado que no estén específicamente recomendadas por un farmacéutico o médico.

El ejercicio regular estimula la motilidad intestinal, favoreciendo la regularidad en las deposiciones.

No usar medicamentos que corten la diarrea, por ejemplo loperamida, ya que se puede empeorar la inflamación intestinal, impidiendo que el intestino se vacíe y salgan las heces y bacterias muertas.