Trastorno Funcional Intestinal

Los Trastornos Funcionales Intestinales son una categoría dentro de los Trastornos Funcionales Digestivos. Estos consisten en un conjunto de indicios que vienen provocados por alteraciones en el funcionamiento del aparato digestivo y que provocan síntomas molestos en los pacientes que los padecen y que, dependiendo de la frecuencia e intensidad en la que se presenten, pueden alterar de forma importante la calidad de vida de las personas que los soportan.

Clasificación Trastorno Funcional Digestivo:

  • Trastornos esofágicos
  • Trastornos gastroduodenales
  • Trastornos intestinales
  • Dolor gastrointestinal de los trastornos mediados centralmente
  • Trastornos del esfínter de Oddi y de la vesícula biliar
  • Trastornos anorrectales
  • Trastornos funcionales gastrointestinales de la infancia
  • Trastornos funcionales gastrointestinales de la adolescencia

Trastorno Funcional Intestinal

Los Trastornos Funcionales Intestinales (TFI) son aquellos en los que se dan signos o síntomas de dolor abdominal, hinchazón, distensión y/o alteración de los hábitos intestinales. Se distinguen de otros trastornos gastrointestinales basándose en su cronicidad; los síntomas deben haber aparecido 6 meses antes del diagnóstico y estar presentes durante los últimos 3 meses; en la frecuencia, los síntomas deben darse al menos un día a la semana y por la ausencia de otras anomalías anatómicas, metabólicas o fisiológicas evidentes.

Existen cinco categorías de estos Trastornos Funcionales Intestinales:

  • Síndrome de intestino irritable (SII)
  • Estreñimiento funcional
  • Diarrea funcional
  • Distensión o hinchazón funcional
  • TFI no especificado

Trastorno Funcional Intestinal

Síndrome de Intestino Irritable (SII)

El Síndrome Intestino Irritable está caracterizado por dolor abdominal recurrente, hinchazón o distensión abdominal, alternancia en los hábitos intestinales pudiendo ser diarrea, estreñimiento o una combinación de ambos. Los síntomas deben darse durante los últimos 3 meses. La prevalencia de SII es mayor en las mujeres que en los hombres y más frecuente en pacientes menores de 50 años.

Para la evaluación clínica del SII se sugiere descartar, mediante pruebas específicas, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca, la intolerancia a la lactosa y a la fructosa y la colitis microscópica. Si no hay signos de alarma, los análisis realizados deben limitarse lo más posible.

El diagnóstico de SII se basa en la historia clínica, el examen físico, estudios de laboratorio y de ser necesaria la colonoscopia.

Estreñimiento funcional

El estreñimiento consiste en la presencia de heces secas o escasas y la dificultad o esfuerzo en las deposiciones.

El estreñimiento funcional se trata de un trastorno en el que predominan síntomas de defecación dificultosa, infrecuente o incompleta. Los pacientes que lo sufren no deben cumplir criterios de SII, aunque el dolor y/o la hinchazón abdominal pueden estar presentes, pero sin ser los síntomas predominantes.

Se describen tres categorías de estreñimiento funcional:

  • Con tránsito normal.
  • Con tránsito lento, diferenciándose por el tipo de deposición.
  • Por trastornos en la defecación o en la evacuación rectal.

Para su diagnóstico, previamente es necesario descartar las causas de estreñimiento, como pueden ser las derivadas de un tratamiento farmacológico, una obstrucción mecánica o enfermedades sistémicas.

El diagnóstico depende de la historia clínica, el examen, algunos análisis de laboratorio, la colonoscopia y, en algunos casos, pruebas específicas relacionadas con la fisiopatología del trastorno. Este tipo de trastorno está relacionado con antecedentes familiares y hábitos presentes durante la niñez.

Diarrea funcional

La diarrea funcional se caracteriza por la emisión recurrente de heces sueltas o acuosas, cuyo comienzo debe haber ocurrido al menos 6 meses antes del diagnóstico y los síntomas estar presentes durante los últimos 3 meses. Estos pacientes no deben cumplir criterios de SII, aunque el dolor y/o la hinchazón abdominal pueden estar presentes, pero sin ser los síntomas predominantes.

El diagnóstico depende de la historia clínica características de las deposiciones, relación con la dieta y signos de alarma, el examen físico, que debe ser normal, y algunos estudios complementarios, si hay signos de alarma o la edad es superior a 50 años, se recomienda la colonoscopia.

Si te preocupa este trastorno o tienes dudas, te dejo aquí un artículo que trata en profundidad la diarrea; hablando sobre las causas, problemas y tratamientos.

 

Distensión e hinchazón abdominal

En la distensión y en la hinchazón abdominal se observan síntomas como la sensación de plenitud o presión en el abdomen, sensación de gas atrapado o aumento del abdomen.

Para determinar la distensión o hinchazón abdominal, los pacientes no deben cumplir los criterios de los otros trastornos funcionales intestinales, aunque puede darse un dolor abdominal leve y pequeños cambios en la rutina de las deposiciones. La distensión y la hinchazón coinciden o pueden presentarse por separado. Como en todos estos casos, los síntomas deben estar presentes durante los últimos 3 meses y haberse iniciado hace 6 meses.

La presencia de hinchazón es más frecuente en las mujeres. Para el diagnóstico es necesaria la historia, el examen físico y algunos estudios, como radiografía de abdomen y hemograma. También se pueden hacer las pruebas convenientes para detectar la celiaquía. Es común que los síntomas sean más graves durante el día, sobre todo en las horas posteriores a las comidas y se alivien por la noche, durante el descanso.

Trastorno no especificado

En pacientes sin evidencias o causas suficientes para el diagnóstico de cualquiera de los cuatro trastornos funcionales intestinales anteriormente mencionados, se afirma que existe un trastorno no especificado.

En este artículo de Actilife, encontrarás información interesantes sobre la microbiota intestinal, hablando sobre su importancia y relevancia respecto al síndrome de intestino irritable.