PLUSQUAM PHARMA

GINECOLOGÍA


La vagina, recubierta por la mucosa vaginal, está colonizada por la microbiota vaginal formada por bacterias y hongos. Estas bacterias y hongos deben estar en equilibrio para mantener la barrera protectora que forman.

GINECOLOGÍA

DESEQUILIBRIO EN LA MICROBIOTA VAGINAL. VAGINOSIS BACTERIANA


Cuando se rompe el equilibrio en la microbiota vaginal (disbiosis vaginal), algunos microorganismos pueden llegar a transformarse en patógenos si alcanzan proporciones superiores al grado de normalidad que les corresponde.

Una de las consecuencias del desequilibrio de la microbiota vaginal es la aparición de vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana suele producirse por las bacterias Gardnerella vaginalis, Prevotella, Peptostreptococcus, Mobiluncus y Mycoplasma hominis, que aumentan su concentración de 10 a 100 veces y reemplazan a la microbiota vaginal protectora, causando la infección y los problemas asociados.

VAGINOSIS BACTERIANA


Síntomas de la Vaginosis Bacteriana


Esta infección no siempre presenta síntomas, por eso, muchas personas no saben que la tienen. A veces los síntomas van y vienen, o son tan leves que no se perciben.

Usar un gel de higiene íntimo no específico, duchas vaginales, espermicidas, etc., pueden modificar el pH de la vagina alterando el equilibrio de las bacterias.

La vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), pero tener relaciones sexuales con múltiples parejas puede aumentar el riesgo de contraer esta infección, ya que la el diferente pH de cada persona puede alterar el equilibrio de la vagina.

El síntoma principal de la vaginosis bacteriana es un flujo vaginal abundante y un fuerte olor vaginal. El flujo puede ser de color blanco, gris apagado, amarillento, verdoso o espumoso. El mal olor suele ser más notorio después de tener sexo vaginal.

Al orinar puedes sentir picor o ardor, aunque muchas personas no sienten irritación ni incomodidad.

Vaginosis Bacteriana y Candidiasis Vaginal no son lo mismo

Es normal que se confunda la Vaginosis Bacteriana con la Candidiasis Vaginal, pero los síntomas y las causas son diferentes.

La causa de la Vaginosis Bacteriana es una infección bacteriana, no suele presentar irritación ni picor, y el principal síntoma es el cambio del flujo vaginal, siendo más abundante, amarillento blanquecino-grisáceo y con olor desagradable (como a pescado)

La Candidiasis Vaginal es una infección provocada por hongos, produce picor, escozor e irritación,  flujo vaginal es más espeso, blanquecino y con grumos (con aspecto de leche cortada).

En estos enlaces te explicamos más en profundidad la diferencia entre

+ INFORMACIÓN

La vaginosis bacteriana solía tratarse fácilmente con antibióticos orales o vaginales, pero el excesivo uso de antibióticos, ha llevado a la aparición de resistencias bacterianas. Esto ha hecho necesario la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos con probióticos de administración vaginal (colonización directa) y oral (colonización vía recto), como preventivos y coadyuvantes al tratamiento.

Los tratamientos con probióticos orales y vaginales combinados están demostrando gran eficacia y ya están sustituyendo en muchos casos a los tratamientos con antibióticos.

l tratamiento de la vaginosis bacteriana debe incluir:

  • Tratamientos orales con antibióticos específicos para tratar la infección bacteriana vaginal.
  • Actifemme® DÚO compuesto de probióticos se utiliza como preventivo y coadyuvante del tratamiento farmacológico y ha demostrado una gran reducción de las reinfecciones.
  • Durante el embarazo deben evitarse tratamientos farmacológicos por vía oral. Actifemme® DÚO se puede utilizar a partir del segundo trimestre de embarazo.
  • En vaginosis bacterianas, y para asegurar la correcta recuperación del microbiota vaginal, se debe usar Actifemme® DÚO durante al menos tres meses (3 ciclos), y pasados 6 meses volver a repetir un ciclo.
  • Recomendamos el usar Actifemme® Íntimo como coadyuvante al tratamiento, ya que su pH 4,5, favorece la eliminación de la infección.

El uso de Actifemme® Íntimo al mismo tiempo que Actifemme® Dúo en la prevención o tratamiento de vaginosis bacteriana, incrementará la garantía de éxito, ya que Actifemme® Íntimo tiene un efecto bactericida gracias a su alta concentración en extracto de hoja de olivo (oleuropeína).

No mantengas relaciones sexuales hasta que hayas terminado el tratamiento y la infección se haya curado.

  • Evitar desodorantes y productos con perfume en la zona íntima.
  • Evitar el estrés y llevar un estilo de vida saludable.
  • Evitar duchas vaginales.
  • Evitar el exceso de azúcar.
  • Llevar una dieta rica en fibra.
  • Consultar a tu médico o farmacéutico antes de tomar antibióticos.
  • Cambiar las compresas o tampones cada 3-4 horas.
  • Limpiarse la zona íntima de delante hacia atrás después.
  • No llevar ropa interior, deportiva o bañadores húmedos durante mucho tiempo.

La vaginosis bacteriana puede causar algunos problemas de salud graves:

  • Mayor probabilidad de contraer el VIH si tiene relaciones sexuales con una persona infectada por este virus.
  • Si usted tiene el VIH, más probabilidad de transmitir el VIH a su pareja sexual.
  • Si tiene vaginosis bacteriana cuando está embarazada, tendrá mayor probabilidad de dar a luz a su bebé mucho antes de tiempo.
  • Mayor probabilidad de contraer una ETS como clamidia y gonorrea. Estas bacterias a veces pueden provocar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), lo cual puede hacer que le sea más difícil o imposible tener hijos.