La infección de orina o cistitis es muy común en la mujer embarazada.

Nunca se debe infravalorar una infección de orina estando embarazada, ya que puede tener consecuencias sobre ti y el bebé.

La infección de orina o cistitis es la segunda más frecuente en la población española, y aún son más frecuentes durante el embarazo. La infección de orina o cistitis suele afectar más a las mujeres que a los hombres, debido a lo corta que es la uretra en la mujer. Cuando una mujer está embarazada, los cambios en su anatomía hacen que todavía sea más proclive a sufrir este tipo de infecciones. El 33% de las mujeres españolas sufrirán al menos una infección de orina o cistitis en la vida, y el 50% volverá a sufrirla en el próximo año. Es decir 4 millones de mujeres españolas tienen cistitis recurrentes.

La incidencia de la repetición de infección de orina o cistitis es mayor en mujeres embarazadas, de tal forma que más de la mitad de las embarazadas la sufrirán.

Si tenemos en cuenta el daño que la infección puede causar al bebé y la madre, y sabiendo que las embarazadas no pueden tomar la gran mayoría de los medicamentos, debido a que atraviesan la placenta y pueden afectar al bebé; se ha hecho necesario desarrollar productos que tengan gran seguridad y eficacia.

  • Urocran® Forte, ha sido diseñado para bloquear y disminuir la cantidad de bacterias causantes de la infección de orina o cistitis.
  • Urocran® Forte  puede usarse a partir de segundo trimestre de embarazo.

Causas de la infección de orina o cistitis en una embarazada:

  • El 80% de los casos están provocadas por la Escherichia Coli, una bacteria habitual en el intestino.
  • Cambios anatómicos y fisiológicos que sufren las vías urinarias durante la gestación parecen ser los factores principales que predisponen a este tipo de dolencia.
  • El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta gradualmente a lo largo de los nueve meses.

Síntomas de la infección de orina o cistitis en una embarazada

  • Sensación de picor y ardor al orinar.
  • Micción dolorosa.
  • Necesidad frecuente de orinar, aunque la vejiga esté vacía.
  • Dolor en la parte baja de la pelvis.
  • Orina turbia y maloliente.
  • Sangre o pus en la orina (hematuria).

Ante la presencia de alguno de estos síntomas, es fundamental que la mujer embarazada acuda lo antes posible a un especialista. Él es quien debe diagnosticar el tipo de infección urinaria y determinar el tratamiento más conveniente en cada caso.

Tratamientos para la infección de orina o cistitis en una embarazada:

El tratamiento farmacológico para estas infecciones es el uso de antibióticos. En infecciones recurrentes, es posible que el especialista decida aplicar un tratamiento continuado, que puede llegar a prolongarse incluso hasta el momento de dar a luz. La automedicación puede crear resistencias bacterianas, así que consulta a tu médico o farmacéutico. Como alternativa al uso de antibióticos, el médico o farmacéutico pueden recomendar el uso de complementos alimenticios ricos en D-Manosa, probióticos y extracto de arándano rojo. Urocran® Forte es un complemento alimenticio que ayuda a prevenir y tratar las infecciones de orina o cistitis. También se puede usar junto con antibióticos ya que potencia su efecto.

Consejos adicionales para evitar la infección de orina o cistitis en una embarazada:

  • Bebe dos litros de agua diarios (unos 8-9 vasos).
  • Nunca retengas el pipí.
  • Utiliza ropa interior de algodón y comprueba que se mantiene siempre seca.
  • Después de defecar, límpiate siempre de delante hacia atrás. Así, las bacterias intestinales no entrarán en la uretra.
  • No llevar ropa de baño húmeda.