Menopausia

Aunque todas las mujeres saben que la llegada de la menopausia es inevitable, debido a que ha sido considerado como un tema tabú en nuestra sociedad, la información que se tiene al respecto, a veces, puede no ser muy amplia. En este artículo tratamos de resumir los puntos claves sobre todo lo que debes saber acerca de la menopausia.

¿Qué es la menopausia?

Comúnmente se llama menopausia a todo el proceso desde la aparición de los primeros síntomas hasta tiempo después de la ausencia total del periodo. Lo primero que debemos tener claro es que esto no es así. Técnicamente, el término menopausia hace referencia al momento exacto en el que la menstruación desaparece y es una de las etapas que forman este ciclo.

A lo largo de todo este proceso, los cambios que se dan en la vida de la mujer son muchos y no se limitan únicamente al cuerpo femenino, la parte psicológica también se ve afectada. Conocer lo que engloba la finalidad de la función ovárica es importante para poder recibir y aceptar esos cambios con normalidad.

¿A qué edad empieza la menopausia?

No hay una edad oficial en la que la menopausia aparece, ya que es un proceso en el que influyen varios factores, como la propia fisiología de la mujer o el estilo de vida que lleva.  Se calcula que los síntomas pueden empezar a aparecer a partir de los 40 años. En España la media de edad respecto a la menopausia es de 51,4 años.

Etapas de la menopausia

La perimenopausia o climatero, comúnmente llamado premenopausia,  hace referencia al periodo de transición en el que el cuerpo femenino inicia el camino hacia la menopausia. No hay una edad concreta en la que se inicia este proceso ya que cada cuerpo y cada mujer es totalmente diferente, pero se estima que las primeras señales empiezan a surgir a partir de los 40 años y dura hasta el año siguiente a la menopausia. El estilo de vida que haya llevado la persona a lo largo de su vida juega un papel importante en la aparición de los síntomas. Esta etapa supone una alteración en las hormonas femeninas, bajando los niveles de estrógenos y progesterona.

La menopausia es el momento exacto en el que el periodo desaparece, es decir, la última menstruación. Suele darse alrededor de los 50 años. Se trata de un concepto meramente clínico y puntual.

La posmenopausia es el periodo que se da desde la última menstruación en adelante, se confirma cuando hayan pasado un total de 12 meses con ausencia de regla. Se siguen dando algunos de los síntomas que empezaron en la perimenopausia que además pueden verse incrementados debido a la falta del periodo. Puede durar hasta 6 años.

Menopausia precoz

Cuando la menstruación y función ovárica desaparece antes de los 40 o 45 años, se considera menopausia prematura, ya que la mujer pierde la capacidad reproductiva antes de tiempo. Los tratamientos contra el cáncer o la extirpación de órganos como el útero o los ovarios pueden hacer que la menopausia precoz ocurra. Aunque no hay una causa exacta que la provoque, algunos motivos por los que puede darse son a causa de alteraciones genéticas, cromosómicas, infecciones fuertes, estrés o delgadez extrema.  Como ya se ha dicho, el estilo de vida influye bastante, el tabaco, por ejemplo, potencia que esto pueda ocurrir. Alrededor de un 5% de mujeres sufren una menopausia prematura.

Síntomas de la menopausia

Durante la etapa de la perimenopausia empiezan a aparecer los cambios en el cuerpo de la mujer que anuncian la llegada de la menopausia. Estos son los más comunes. No tienen por qué darse todos simultáneamente, cada mujer es diferente y por lo tanto, este proceso también.

  • Menstruación irregular

Durante el periodo de la perimenopausia la ovulación se vuelve irregular, por lo que es normal que haya alteraciones en los ciclos menstruales, variando su duración, intensidad, la cantidad de manchado o la frecuencia.

  • Cambios de humor

Los cambios en las hormonas afectan al estado de ánimo de las mujeres. Se producen cambios bruscos en el humor, pasando por ejemplo de la irritabilidad a la ansiedad, al llanto o a la tristeza. Estas alteraciones no se pueden controlar. Si se dan con mucha intensidad o tienen grandes efectos en la vida de la persona, se aconseja acudir a un especialista.

  • Sofocos

Otro síntoma son los sofocos o golpes de calor repentino que suelen durar unos minutos. Suelen ser más leves al inicio y van aumentando de intensidad a medida que se va llegando a la menopausia. Esto se debe al cambio que se da en las hormonas. La bajada de estrógenos dilata los vasos sanguíneos de manera repentina provocando que la sangre circule más rápido y en mayor cantidad produciendo desajustes en el termostato corporal.

  • Pérdida de masa ósea

Durante la perimenopausia es probable que los huesos se debiliten, incluso puede derivar en una osteoporosis posterior a la menopausia.

  • Cansancio e insomnio

Los sofocos o calores pueden darse también por la noche, lo que dificulta el descanso. También se ve alterada la rutina de sueño, teniendo problemas para dormir y descansar, pudiendo despertarte antes de lo normal o repetidas veces durante una misma noche.

  • Aumento de peso

La menopausia produce cambios en el metabolismo que suelen reflejarse en un aumento de la grasa corporal. Dependiendo de cada mujer y su estilo de vida, puede producirse un aumento de peso general o una redistribución de la grasa corporal por algunas zonas concretas.

  • Problemas de memoria

Los estrógenos tienen relación directa con ciertas funciones del cerebro que afectan a la memoria, por eso, durante la premenopausia se pueden olvidar ciertas cosas o sufrir despistes al reducirse su cantidad. El cansancio y los problemas para dormir también afectan negativamente a esta situación.

  • Sequedad vaginal

Una de las consecuencias de la menopausia es la pérdida de estrógenos, lo que provoca una disminución de la lubricación vaginal.

  • Problemas sexuales

La sequedad vaginal puede suponer un problema para la mujer a la hora de tener relaciones sexuales, ya que pueden volverse dolorosas para la mujer. Además, los cambios generales que se dan en la persona afectan también al deseo sexual.

  • Problemas de la vejiga

Otro síntoma de la menopausia puede ser la incontinencia, esto se debe a que los niveles bajos de estrógenos debilitan la uretra. Es común que durante este periodo se sufran pérdidas de orina e incapacidad de controlarla durante estornudos, tos o risa.

  • Dolores de cabeza

Es bastante probable que durante este proceso aparezcan dolores de cabeza repentinos de diferente intensidad.

  • Estreñimiento

Con la pérdida de estrógenos el pH vaginal aumenta, lo que provoca un incremento de la sequedad vaginal, que favorece la aparición de bacterias que producen estreñimiento.

Consejos para amortiguar los efectos de la menopausia

La menopausia supone un cambio general en el cuerpo de la mujer, por lo que obviamente afecta a su vida y posiblemente a la calidad de esta. Hay que tener en cuenta que son muchos los síntomas que pueden llegar a darse, que no se pueden controlar con facilidad y que afectan a distintos aspectos de su vida. Bien es cierto que es un proceso que hay que tratar de normalizar con anterioridad y aceptar en el momento que llega, no podemos sumarles el rechazo a todas las alteraciones que ya se producen en las mujeres. El apoyo familiar y del entorno son una herramienta importante para sobrellevar este proceso.

El estilo de vida que haya llevado y lleva la mujer interfiere en la presentación y en la edad de aparición de los síntomas.

El tabaquismo es un gran agravante, debido a que afecta a la disminución de estrógenos, por lo que empeora muchos de los síntomas que se han mencionado, sobre todo referido a la pérdida de masa ósea, por lo que es más probable que las mujeres fumadoras sufran osteoporosis. Además, el consumo de tabaco provoca la aparición temprana de la menopausia o menopausia precoz.

La dieta o la actividad física son elementos importantes también, ya que las personas que realizan ejercicio a diario y siguen una dieta equilibrada tienen numerosos beneficios que pueden mejorar su calidad de vida. En el caso de la menopausia, las mujeres pueden reducir los riesgos cardiovasculares, la posibilidad de diabetes o de osteoporosis y encontrarse en mejor forma física ante los deterioros musculares.

Por lo tanto, no fumar, hacer ejercicio diario y una dieta son acciones fáciles de realizar que benefician la salud y que son grandes aliados en el caso de la menopausia, ya que amortiguan los síntomas previos a su aparición y los efectos posteriores.

Tratamientos para la menopausia

Muchas mujeres no siguen ningún tratamiento en lo referido a la menopausia, bien porque no lo consideran necesario al no tener unos síntomas muy fuertes o que afecten mucho a su calidad de vida, o bien por falta de información ante la variedad de métodos.

Antes de empezar cualquier tratamiento lo mejor es consultarlo con un médico para que aconseje la mejor opción dada la situación personal de la mujer.

Dentro de los más comunes encontramos:

  • Remedios naturales

Hay numerosos recursos naturales que pueden servir para aliviar algunos síntomas, como la soja, el aceite de onagra o las semillas de chía. Dentro de este tipo también se encuentran algunas prácticas mentales y corporales como la acupuntura o el yoga.

  • Complementos alimenticios

Son una fuente concentrada compuesta por nutrientes, vitaminas y/o minerales que acompañan a la dieta y que son útiles en caso de algunas carencias ya que tienen un efecto nutricional y fisiológico.

  • Medicamentos

Existen diferentes medicamentos que pueden reducir o tratar algunos de los síntomas que se producen en la perimenopausia, como, por ejemplo, la osteoporosis o la sequedad vaginal.

  • Terapia hormonal sustitutiva

En este tratamiento se reemplazan las hormonas (estrógenos y progesterona) que el cuerpo empieza a perder durante la etapa de la perimenopausia. Existen dos tipos, la terapia con estrógeno y la terapia hormonal combinada.

 

Dentro de nuestra línea de productos Actifemme, dedicada a la salud de la mujer, se encuentra Actifemme® ResD3, un complemento alimenticio en forma de spray oral sublingual en nanoemulsión que ayuda a disminuir la frecuencia e intensidad de los sofocos. Además es un producto cardioprotector, un potente antioxidante y anti-envejecimiento.

Gracias a su modo de empleo de spray sublingual, se consigue una máxima absorción del Resveratrol, potenciando así su eficacia.

Este producto está compuesto por Resveratrol, Vitamina E y Vitamina D3. El Resveratrol es un fitopolifenol no flavonoide con efecto fitoestrogénico, sin inducir la proliferación de tejidos mamarios o uterinos. La Vitamina E contribuye a la protección de las células frente al estrés oxidativo y la Vitamina D, ayuda al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Cuenta con un 78,6% de eficacia según estudios clínicos.